Evita el robo

El robo de bicicletas, un problema importante
El robo de bicicletas es un fenómeno preocupante que limita el uso de la bicicleta en entornos urbanos. Disuade a muchos ciclistas potenciales de empezar a usarla y, en ocasiones, también provoca el abandono de la práctica tras el robo de la bicicleta. Además, la mayoría de ciclistas tienden a utilizar bicicletas viejas o poco atractivas por temor al robo, lo que disminuye la comodidad y eficiencia de los desplazamientos y perjudica la imagen de la bicicleta en la ciudad. El robo constituye, junto con la inseguridad vial, un obstáculo importante para la expansión de este medio de transporte y ralentiza el desarrollo de la movilidad sostenible en las ciudades. El robo de bicicletas es un obstáculo en el camino hacia unas ciudades amables, a escala humana y menos contaminadas. Por tanto, es un problema importante.

Evitar el robo de las bicicletas exige al usuario tomar sus propias medidas que sortean en un alto porcentaje el problema. Sólo en un pequeño porcentaje las bicicletas con medidas de seguridad adecuadas son víctimas de la sustracción. Es imprescindible conocer bien las prestaciones y el grado de seguridad que nos ofrecen los dispositivos antirrobos que hay en el mercado, así como utilizar adecuadamente estos seguros.

Algunas encuestas en nuestro país señalan que cerca del 15% de los usuarios de bicicletas han sufrido el robo de su vehículo alguna vez y que un 6% incluso en más de una ocasión. Sin embargo, la realidad es que el robo de bicicletas afecta a más personas de lo que las estadísticas aportan. Sin ir más lejos, en los depósitos de la policía entran bicicletas incautadas  que, en la mayoría de las ocasiones, no son recuperadas por sus propietarios por falta de documentos probatorios. Lamentablemente, esta realidad no es muy diferente a la del resto de Europa. En Alemania se calcula que se roban 450.000 bicicletas al año, pero una cantidad similar denuncia intentos frustrados gracias a la calidad de los productos antirrobo. Más del 70 % del parque de bicicletas no dispone de número de bastidor o su propietario no posee factura legal. Las redes de tráfico de bicicletas aprovechan estas coyunturas y la bicicleta robada en una ciudad se traslada a otra provincia donde se vende de segunda mano.

Las estadísticas son sólo un mero apunte cuando se trata de ilustrar el problema del robo de bicicletas. Las policías no intervienen porque socialmente se consideran robos de baja prioridad. Se argumenta que las bicicletas son vehículos de muy “bajo coste”. Los políticos tampoco implementan programas preventivos contra el robo de bicicletas porque valoran que hay problemas socio-económicos más importantes. Para demostrar la falsedad de esa argumentación tomaremos el caso de Londres, donde se estima que cada año se roban 80.000 bicicletas valoradas en 30 millones de libras (35 millones de euros). Al margen de la magnitud real de este problema socio-económico, resulta que el robo de bicicletas es una de las causas que ralentiza el desarrollo de la movilidad sostenible en las ciudades. Y eso sí que es un problema de dimensiones globales.

Consejos generales para evitar el robo

  • Canda siempre la bicicleta. Ya sea que la abandones por medio minuto o la guardes en un patio de vecinos.
  • Utiliza antirrobos de calidad. Preferiblemente horquilla o tipo U, cadena de acero endurecido o de tipo articulado. Diversifica el tipo de antirrobo porque la herramienta que sirve para romper uno puede no funcionar para el otro. Ej: tipo U + cadena; tipo U + articulado; cadena + articulado…
  • Canda correctamente la bicicleta. Asegura el cuadro y una de las ruedas con el candado de mayor seguridad. Asegura la otra rueda con un segundo candado y, si es posible, agarra también más elementos: el cuadro (otra vez), el sillín, el portabultos… Este segundo candado puede ser de menor calidad. En cualquier caso, siempre asegura el cuadro.
  • Asegura con los antirrobos a cierta altura, por encima de 50 cm. Se ha comprobado que los antirrobos cercanos al suelo o en contacto con él son los más fáciles de romper. Permiten trabajar más cómodo al ladrón teniendo el apoyo del suelo o le permiten utilizar otras técnicas (tipo impacto) que con el antirrobo en el aire se dificultan o imposibilitan.
  • Canda la bici a elementos resistentes. Comprueba su correcta fijación al suelo. Cabe la posibilidad de que corten el elemento fijo en lugar del antirrobo. Cuando no haya aparcabicis a menos de 50m, la Ordenanza de Circulación de Valencia permite anclarla a determinado mobiliario público (pág. 20, artículo 39 y 40). En caso contrario la pueden retirar. En concreto no hay que candar la bicicleta en árboles o alumbrado público, pegada a la fachada o cuando deje menos de 1’5m libres para el paso de peatones.
  • Canda en lugares visibles y concurridos.
  • Y por supuesto, NUNCA compres una bicicleta o componentes robados porque estarás estimulando el robo y fomentando el mercado de material sustraído.

Formas seguras de candar una bicicleta

El objetivo es asegurar:

  • cuadro y una de las ruedas con el antirrobo de mayor calidad.
  • la otra rueda y, si es posible, más elementos: el cuadro (otra vez), el sillín, el portabultos…

Es preferible que los sistemas antirrobo estén a cierta altura.

 

En cualquier caso, siempre debemos asegurar el cuadro si no queremos encontrarnos con ésta desagradable estampa. Atención a este vídeo.

Formas seguras de candar una bicicleta

Vídeo "que no te roben la bici"
Vídeo “que no te roben la bici”

Más vídeos:

En contraposición, formas NO seguras de candar una bicicleta

Vídeo "vence al ladrón de bicicletas"
Vídeo “vence al ladrón de bicicletas”

 Más vídeos:

RESUMEN: Las bicicletas mejor y peor aseguradas

Vídeo "formas de candar mejor y peor tu bici"
Vídeo “formas de candar mejor y peor tu bici”

 ¿Por qué invertir en un antirrobo de calidad?

Es muy aconsejable invertir en sistemas antirrobo fiables y poder dejar nuestra bici en la calle con tranquilidad. Cuando uno compra una bicicleta debería valorar la adquisición de un buen sistema de seguridad, porque el desgaste emocional de sufrir un robo y de volver a adquirir una nueva bicicleta siempre es superior al más caro de los sistemas anti-robo.

Si escogemos una bicicleta por sus características técnicas deberíamos escoger el antirrobo con el mismo criterio. El sistema de seguridad debería valorarse como una pieza más, pero con tanto valor como puede ser la calidad del cambio de marchas o del sillín.

Sin embargo, debemos pensar que, con un solo robo que se produzca, la frustración que nos causará vale mucho más que esta diferencia de precio. Pagar un tercio del valor de la bicicleta o incluso más por un sistema antirrobo, puede resultar barato si nos da fiabilidad y tranquilidad. Invertir en un candado de horquilla que nos va a durar toda la vida, sin duda es una buena inversión que no caduca.

En definitiva, toda bicicleta “no robada” es satisfacción para el usuario y un beneficio colectivo que evita emisiones tóxicas y hace las ciudades más saludables.

Tipos de antirrobos

Cable de acero trenzado
Los hilos o hebras de acero que permiten la flexibilidad constituyen el punto débil porque se pueden cortar más fácilmente. Sólo los cables blindados (articulados o tipo “pitón”) ofrecen una protección mayor

Los cables de un diámetro inferior a 10 mm no resisten más de dos segundos ante una herramienta menor de 18 cm, muy fácil de disimular y muy discreta de utilizar. Los cables de diámetro entre 10 y 24 mm resisten el ataque menos de 50 segundos, cualquiera que sea la marca y la calidad del acero.

El plástico transparente que recubre el cable puede hacer un efecto lupa que haga parecer el cable más grueso de lo que realmente es. En conclusión, hay que evitar este tipo de antirrobos de cable, sobre todo porque no cuestan necesariamente mucho menos que otros tipos. Este antirrobo nunca debe utilizarse para asegurar el cuadro de la bicicleta. Puede usarse para proteger rueda, sillín, portabultos…

Cables blindados (tipo “pitón”)
Son el hermano mayor de los anteriores. El cable trenzado va encapsulado en el interior de una carcasa metálica articulada que mejora la protección manteniendo la flexibilidad del antirrobo.
Los modelos antiguos de pitón tienen un nivel de seguridad muy bajo. Se cortan y extraen fácilmente y la cerradura, de tipo cilíndrico, es fácilmente violable.

Los nuevos modelos han mejorado la seguridad a todos los niveles: encapsulamiento, extracción y cerradura. Por ejemplo, la tecnología Steel-O-Flex de ABUS cuenta con un encapsulamiento de láminas superpuestas de acero endurecido de 25 mm de espesor para proteger el cable interno de acero trenzado. Puede utilizarse para proteger la rueda que no se haya asegurado junto con el cuadro).
Igualmente algunos modelos disponen de elevados niveles de seguridad similar a la calidad de las horquillas.

El diámetro de la sección, el encastrado del cable interior y la calidad del acero del dispositivo de cierre son a menudo los puntos débiles.

Cadena de acero endurecido
Son cadenas fabricadas en acero especial endurecido. La sección del eslabón ya no es circular, sino cuadrada o hexagonal, de tal forma que la herramienta de corte apoya en una línea y no en un punto. Así, se consigue distribuir la fuerza de corte en una superficie mayor.

Actualmente vienen con una funda textil que impide ver los eslabones para dificultar la manipulación. Las cadenas homologables equivalentes a la protección de una horquilla tipo U o a una pitón resultan con un peso excesivo, por lo que son algo molestas de manejar, pero son una buena protección.

Antirrobo articulado
Está construido con barras articuladas de acero endurecido. Los remaches que las unen son especiales para soportar el taladro y el corte. Es muy segura y fácil de transportar.

Horquilla o tipo U.
El arco y el cuerpo del antirrobo están fabricados en acero especial endurecido. El arco puede ser parabólico para distribuir mejor los esfuerzos de extracción. Puede tener sección circular o cuadrada. La sección cuadrada obliga a cortar los dos extremos de la U para poder extraer la bicicleta.

La “U” rígida también conocida como horquilla se ha convertido en el sistema más seguro, aunque hay que advertir que en el mercado se encuentran con diferentes calidades y que la forma no hace la cosa, dado que hay productos en “U” que no resisten ni un minuto bajo la presión de una herramienta discreta de menos de 35 cm. La calidad del acero y de la cerradura son las claves de su resistencia.

Los fabricantes más serios muestran una calificación de calidad y bajo qué características o certificaciones oficiales homologadas avalan sus productos.

Antirrobos de cuadro
Son una protección muy rápida y práctica para las paradas cortas, por ejemplo para comprar el pan o el periódico en ausencia de un punto fijo de amarre. Por otro lado, en las paradas largas, impiden el robo de la rueda trasera cuando el cuadro y la rueda delantera están atados a un punto fijo. Además, se pueden combinar con una eslinga (cable sin cerradura con un bucle en cada extremo) para asegurar otros elementos como el sillín o portabultos o para reasegurar cuadro y rueda delantera. Abrirlos por rotura necesita de la aplicación de una fuerza importante, susceptible de dañar la bicicleta.

Pueden sustituir perfectamente a los antirrobos de cable trenzado siendo su uso mucho más cómodo y ofreciendo mayor seguridad.

Elementos antirrobo de componentes
Otro de los problemas habituales en las bicicletas es la sustracción de piezas: ruedas y sillines son los más afectados. La causa es que la sujeción de estos componentes es con tornillería estándar o cierre rápido lo que propicia su sustracción. Para evitar esto, existen en el mercado sistemas que han sido diseñados para que se ensamblen con cabezas especiales de las que sólo tenga la llave el propietario.

Existen algunas marcas que han desarrollado kits específicos para los bujes de las ruedas y la tuerca del sillín. Una de las empresas más reputadas en esta solución de antirrobo de componentes es Pinhead Components Inc. Actualmente, en España Pinhead Components Inc. tiene un distribuidor en Barcelona.

Cerraduras de llave cilíndrica
No compres antirrobos con llave cilíndrica. Existe una técnica que permite abrirlas sin más ayuda que la de un bolígrafo. Hasta tal punto llegó la polémica que los fabricantes Kryptonite y MasterLock ofrecieron reemplazar gratuitamente algunos de sus modelos con cerradura de este tipo por otros con llaves convencionales.

Cerraduras de combinación
No son muy deseables por el nivel de seguridad que ofrecen, muy condicionado por el usuario. La cerradura tiene pocas combinaciones por la limitación para memorizar el número (4 dígitos). También, su seguridad es crítica si alguien nos ve poniendo la combinación o si al irnos sólo cambiamos uno o dos números de la combinación.

Como punto a favor, pueden ser usadas por distintas personas sin necesidad de ir pasándose la llave. Pero no las recomendamos.

Conclusiones sobre la calidad de los antirrobos

  • Los antirrobos tipo cable son demasiado vulnerables. Sólo se recomienda su uso para asegurar la segunda rueda, el sillín u otros elementos.
  • Ofrecen buena protección:
    • Algunos cables blindados modernos. El diámetro de la sección, el encastrado del cable interior y la calidad del acero del dispositivo de cierre son a menudo los puntos débiles.
    • La cadena de acero endurecido.
    • El antirrobo articulado.
    • Las horquillas o tipo U. Éstas aportan una protección claramente superior al resto de antirrobos a igualdad de precio. Una mayor seguridad depende básicamente de la calidad de los aceros (composición, templado y cimentación), del mecanismo de la cerradura y del diseño del arco (sección y curva del arco).
  • Los antirrobos fijos o de cuadro son un complemento muy recomendable.
  • El precio del antirrobo es indicativo de su calidad. Un antirrobo tipo U por 20€ no es seguro.
  • Mejores marcas de antirrobos: Abus, Trelock, AXA, Kryptonite…
  • Invierte en buenos candados.

Los siguientes vídeos ponen de manifiesto la facilidad para romper muchos antirrobos.

La factura de compra, nuestra primera garantía

Muchas bicicletas robadas son encontradas por la policía, pero resulta imposible identificar a su dueño. Es muy frecuente el caso de muchos usuarios que a la hora de denunciar el robo no conocen el número de serie del cuadro o conservan la factura de compra de la bicicleta.

Conservar la factura de compra y anotar el número de serie de la bicicleta, situado generalmente bajo el eje de los pedales, multiplican las posibilidades de recuperar la bicicleta en caso de robo.

Si corresponde, apunta ahora mismo: número de serie del cuadro, marca y modelo de tu bicicleta, color, talla… Toma también varias fotografías de la bicicleta.

Segunda mano, que no te engañen con material robado

Si compras una bicicleta de segunda mano vigila que no sea robada. Recomendamos que cuando compres una bicicleta (nueva o de segunda mano) pidas una factura con una descripción de la bicicleta y tus datos de comprador. Si la compras de segunda mano, te recomendamos que rellenes un contrato de compra/venta de segunda mano.

Si compras la bicicleta en un establecimiento, sea de bicicletas o no:

  • Pide que en la factura conste el número de serie de la bicicleta y tus datos personales como comprador.

Si compras la bicicleta a un particular:

  • Redacta una declaración de compra/venta donde consten los datos personales del vendedor, del comprador y la descripción de la bicicleta con el número de serie.

Modelo de contrato de compra/venta de segunda mano
En ____ a ____ de ____ de ____
REUNIDOS:
Don  ____ mayor de edad  ____ (estado) ____ (profesión) ____ (vecindad) ____ , con domicilio en ____ , calle ____ , número ____ , D.N.I. nº  ____ .
Y don  ____ mayor de edad  ____ (estado) ____ (profesión) ____ (vecindad) ____ , con domicilio en ____ , calle ____ , número ____ , D.N.I. nº  ____ .
Ambos con capacidad legal bastante para la celebración de este acto, libre y espontáneamente, DICEN:
I .- Que don ____ es propietario de una bicicleta marca ____ , modelo ____ , número de serie ____  .
II .- Que habiendo convenido en la venta de los bienes reseñados a don ____ formalizan un convenio mediante el presente contrato, que se regirá por las siguientes:
CLAUSULAS
PRIMERA .- Don ____ vende a don ____ la bicicleta descrita por el precio y las condiciones que más adelante se expresan.
Don ____ acepta la venta a su favor efectuada.
SEGUNDA .- El precio de la compraventa que se realiza es de ____ euros, que en este acto y efectivo e metálico, don ____ entrega a don ____ y que este último recibe a su entera satisfacción, otorgando por este documento eficaz carta de pago acerca de su recibo (si se pagara a plazos, hacerlo constar).
TERCERA .- También en este acto , don ____ hace entrega a don ____ de la bicicleta objeto de este contrato, quien, después de examinada a su satisfacción, declara hallarse en buen estado de conservación y uso, no teniendo que formular reclamación alguna en este acto.
CUARTA .- Caso de encontrar algún vicio oculto, el vendedor responderá dentro de los seis meses siguientes al de la fecha de suscripción de este contrato, quedando fuera de esta garantía las piezas y elementos de desgaste por uso, cuales son cubiertas, cadena, cinta de manillar, cámaras …
QUINTA .- Asimismo, el vendedor no responderá en el caso de deterioro o rotura derivado del mal uso ejercido sobre la bicicleta por parte del comprador, quedando expresamente fuera de esta garantía la rotura de la bicicleta por caídas o atropellos.
En cuyos términos queda redactado este contrato, en el cual sus otorgantes se afirman y ratifican, firmándolo por duplicado y a un solo efecto, en la ciudad y fecha en el encabezamiento expresadas.

¿Que podría hacer la administración para evitar el robo de bicicletas?

  1. Concienciación de las distintas policías (Policía Local Valencia, Policía Nacional y Guardia Civil). Formación de grupos especiales dedicados a perseguir el robo. Base de datos compartida entre los distintos cuerpos de policía sobre las bicicletas robadas y recuperadas.
  2. Mayor exigencia para vender una bicicleta por internet. Identificación del propietario, aportar número de serie y fotos reales de la bicicleta.
  3. Código de buenas prácticas para las tiendas de bicicletas. Identificación del propietario, aportar número de serie, exigir factura de compra si se conserva…
  4. Perseguir con mayor dureza la venta de bicicletas robadas en la calle.
  5. Depósito centralizado para las bicicletas recuperadas donde propietarios puedan buscar su bicicleta robada.
  6. Reuniones regulares entre los interesados (ciclistas, policía y políticos)
  7. Aumentar la oferta de aparcabicis seguros, sólidos y vigilados.
  8. Más educación para los ciclistas encaminada a mejorar la seguridad con la que candan su bicicleta y a evitar la compra de bicicletas robadas.

¡DENUNCIA, DENUNCIA, DENUNCIA!

Denunciar es una herramienta valiosa para luchar contra el robo de bicicletas. En ocasiones supondrá recuperar nuestra bicicleta, pero su objeto principal es dejar constancia del robo.

Si cada bicicleta robada supusiera una denuncia, las diversas policías se darían cuenta de la magnitud real del problema. Los cargos políticos directamente responsables también. Entonces se activarían los mecanismos para perseguir el robo de bicicletas. Por tanto, siempre hay que denunciar. Como ciudadanos responsables, debemos:

  • Denunciar cuando nos roben la bicicleta.
  • Llamar a la Policía Local (092) si estamos presenciando el robo de una bicicleta.
  • Denunciar a la Policía si tenemos conocimiento de una persona o comercio que vende material robado.

Por tí y por los demás ciclistas, ¡DENUNCIA, DENUNCIA, DENUNCIA!

Links relacionados
http://pedalibre.es/evitar-robos/
http://www.bacc.info/content/blogcategory/90/192/
www.terra.org/articulos/art01637.html

Página Web del Colectivo València en Bici – Acció Ecologista Agró