Archivo de la etiqueta: Partido Popular

El anillo ciclista de la ronda interior, 1994-2017, 23 años de espera.

Hoy inauguramos, tras 23 años de espera y un sinfín de ataques mediáticos por parte de la prensa afín al Partido Popular, el gran anillo ciclista de la ciudad de València, “un éxito de València en Bici y de la comunidad ciclista de València” en palabras del concejal de movilidad sostenible Giuseppe Grezzi, de la coalición Compromís. Hemos contado entre los presentes con el alcalde Joan Ribó y el propio concejal de movilidad sostenible que se han sumado a título particular.

Seguir leyendo El anillo ciclista de la ronda interior, 1994-2017, 23 años de espera.

Un año del gobierno “del Cambio”

Ha pasado un año desde que llegó al ayuntamiento de València un gobierno “del Cambio”. Después de 26 años de historia de València en Bici es la primera vez que nos sentimos representados. Ahora nos representa un bicicletero de toda la vida, Joan Ribó. Es como un sueño para aquellos que vivimos la ciudad desde una bici y que estamos por una movilidad sostenible y una ciudad saludable, pero no todo son alegrías: todavía falta más energía en cambiar el modelo de ciudad y en mejorar la participación ciudadana que tímidamente ha comenzado.  Seguir leyendo Un año del gobierno “del Cambio”

¿Los últimos coletazos de la España cañí?

El nuevo reglamento de tráfico está a punto de salir y de nuevo la España cañí trata de impedirlo a pesar de que para nosotros no es ninguna panacea. Tratan de colar en el último momento todo lo que quisieron colar (y no pudieron) durante la primera parte de la tramitación del mismo. Se ha desatado de nuevo la caza del ciclista por parte de aquellos que pusieron a la cabeza de la DGT a María Seguí : Mapfre y otras empresas de seguros, la industria del automóvil, el RACE…

El último coletazo lo ha dado una misteriosa “Cátedra” de la que hablaremos más adelante y que ha soltado a la opinión publica auténticas perlas.

Se trata de la Cátedra Española de Seguridad Vial y Movilidad del Instituto Internacional de Ciencias Políticas, que ha advertido que la “permisividad” con las bicicletas genera “situaciones de riesgo” en ciudad, y en lugar de analizar porque se dan esas situaciones, ha propuesto que los ciclistas lleven chaleco, casco, seguro obligatorio y se les exija un número de ciclista, que podrían “portar con visibilidad suficiente en el dorsal del chaleco o casco”.

El exagerado informe de la mencionada “Cátedra”, es la antítesis de lo que debe ser un informe científico. Lo curioso es que la Presidenta honorífica de la autodenominada “Cátedra” no es sino que la propia Directora de la DGT, María Seguí.

No sabemos quién de esa “cátedra” firma el “informe”, pero lo que cabe sospechar es que como la señora Seguí no consiguió doblegarnos en el congreso de los diputados ni desde la DGT, han sacado de nuevo la artillería y nos bombardean otra vez desde una cátedra salida de no se sabe donde.

Seguí y asociados, nos consideran locos al manillar y sus propuestas no son más que una camisa de fuerza que se nos quiso imponer en 2013 con la excusa de nuestra propia seguridad y ahora con la de los peatones. Lo hacen aprovechando la alarma causada por el hecho de que algunos irresponsables continúen circulando en bicicleta por las aceras, alentados por su cara dura o por las políticas del miedo que la propia administración mantiene al permitir la ley del más fuerte en las calzadas (el lugar por donde queremos circular la inmensa mayoría). De todas formas, no sabemos que tienen que ver cascos y chalecos para ciclistas con los peatones, a no ser que pretendan (siguiendo su lógica para con nosotros) obligarlo también a estos por si les atropellamos.

Son ideas que forman parte de esa España casposa que ha gobernado durante siglos y ha evitado que este país se coloque a la altura de la Europa más avanzada. Tan avanzada que cuando nosotros vamos (con la cochitis como bandera) ellos están de vuelta (a las ciudades más amigables con peatones y bicicletas).

Y es una cuestión de siglas políticas que lo es, pero a veces no tanto. Muchas de esas políticas europeas de movilidad más sostenibles con las ciudades y sus habitantes, son aplicadas por los partidos adscritos a la ideología conservadora. Dentro del Partido Popular, que de popular no tiene nada, pues si tiene que elegir entre el populus o la oligarquía, siempre elige la oligarquía, hay muchas voces que disienten de estas propuestas represoras.

En Valencia, gran parte de la ciudadanía está más por convertir nuestra ciudad en la Copenhague del mediterráneo, que en dejarla anclada en el modelo de ciudad llena de humos, ruido y coches. Compromís, EU, UPiD, suponemos que Podemos y la inmensa mayoría del PSOE están por la labor e incluso, dirigentes valencianos del PP como González Pons cuando dijo públicamente que la señora Seguí acabaría por obligar a los ancianos a andar con tacatac por las calles o el propio concejal de circulación y transportes, Alberto Mendoza, disienten de esa visión de la extrema derecha de su partido.

Loable actitud que no bastó para evitar la ley que impuso el casco a los niños. Ley que como casi todas las que salen del gobierno del PP, castiga al débil (los niños) y mantiene los privilegios del fuerte (el automóvil). Y en esas estamos, con ciudades donde los niños son obligados a llevar casco pero donde no pueden circular autónomamente y con la tranquilidad de que no los embista un coche.

Así es la España cañí, la España que convirtió el juego de los niños y la tranquilidad de los ciudadanos en una utopía y que ahora que empezamos a despertar de la mentira en la que nos hacen vivir pretende perpetuar.

 

No tienen autoridad moral para imponernos nada

Un gobierno que promete un programa electoral y luego impone otro, un gobierno implicado en graves casos de corrupción, un gobierno con ideas retrógradas respecto a las libertades de conciencia de mujeres y ciclistas, un gobierno que se define ideológicamente como “liberal” pero que después interviene en la economía eliminando la libre competencia, penalizando las energías renovables con impuestos sobre el sol (como si este tuviera dueño) para beneficiar al oligopolio eléctrico, un gobierno que incumpliendo el mandato constitucional del derecho a la vivienda prefiere que se tire a la gente de sus casas antes que perjudicar a la banca, un gobierno que hace la vista gorda al desfalco bancario del país haciendo pagar al pueblo los errores de gestión de las élites bancarias, un gobierno al servicio de los intereses económicos de sus amigos a los que pretende regalarles la sanidad y la educación públicas, un gobierno que estuvo a punto de cambiar una ley (cual república bananera) para que un magnate americano montase un casino en el país, un gobierno que gobierna en detrimento de casi todos y a favor de sus amigos o de una parte de la oligarquía de este país y en definitiva, un gobierno que solo entiende de palos (ley Mordaza) para imponer su voluntad: no tiene autoridad moral para velar por la seguridad de nosotros los ciclistas e imponernos nada. Seguir leyendo No tienen autoridad moral para imponernos nada

CIU PACTA CON EL PP EL CASCO OBLIGATORIO A MENORES DE 16 AÑOS

Parece que el gobierno pactará finalmente con CIU la ley que regirá la obligatoriedad del casco en ciudad. El resto de grupos políticos alineados con nuestras tesis votarán en contra por lo que tendrán las manos libres para poder cambiar esta injusta ley en el futuro. Podemos decir pues, que hemos obtenido una gran victoria moral en el sentido que nuestra oposición cargada de “razones” ha convencido a casi todos y ha forzado a la DGT y al gobierno a rebajar sus pretensiones en lo que iba a ser la obligación universal de llevar casco en bici en nuestro país. Seguir leyendo CIU PACTA CON EL PP EL CASCO OBLIGATORIO A MENORES DE 16 AÑOS

Nos toman por tontos, nos tratan como a niños, nos visten como payasos

Después de engañar al electorado que quiso que lo engañaran, el gobierno se ha propuesto arrasar allí por donde pasa. Se ha convertido en una verdadera pesadilla para el ciudadano que ve como este, a través de los mecanismos coercitivos del Estado, se mete en la vida más íntima y privada de las personas. Ahora, a través de la DGT y la iluminada de su directora, María Seguí, pretenden imponer a los ciclistas una manera de vestir. Para doblegarnos, la directora de la DGT se ha encargado primero de eliminar, no publicar u obviar todos aquellos estudios, datos y técnicos que dentro de la propia DGT no avalan sus tesis. Tras ello, se ha dedicado a la demagogia y propaganda utilizando datos sesgados, mezclando accidentabilidad ciclista con motorista, utilizando estadísticas de víctimas en las que se mezclan ciclistas con otros usuarios de la vía para así abultar y dar sensación de alarma social y finalmente ha escenificado con su particular “vestimenta de ciclista DGT” que es lo que espera de nosotros sus súbditos, un poco tontos y a la vez un poco niños irresponsables. Seguir leyendo Nos toman por tontos, nos tratan como a niños, nos visten como payasos